shutterstock_197958920

¿Estás pensando que ese mueble viejo que tienes en el patio necesita un cambio? ¿Quieres retocar la silla en la que pasas ratos de buena lectura? Bueno, quizás sea momento de llevar a cabo tu propósito tomando en cuenta estos consejos para pintar muebles antiguos.

  1. ¿Es un mueble antiguo común o una verdadera reliquia de colección? Puede parecer mentira, pero hay verdaderas joyas de madera en muchísimas casas. ¿Cómo saber? Dale un vistazo a la superficie. Explora en detalle para saber si hay grietas, quebraduras o algún rastro de polillas. Las buenas maderas son prácticamente inmunes al paso del tiempo. Revisa el modelo, la apariencia. ¿Todo esto con qué finalidad? Pues, no valdrá la pena hacer cambios muy profundos en un buen mueble, ya que podría arruinarlo. Conocer el verdadero valor del mueble puede orientarte en los pasos a seguir.
  2. La superficie. ¿Ya supervisamos los detalles? De acuerdo. Llegó el momento de lijar. Para ello debemos asegurarnos de que el grano de nuestra lija no sea muy abrasivo, sino que dejé la superficie lo más suave y lisa posible. Una vez que hayamos concluido el proceso de lijado, lo siguiente es asegurarnos que todo rastro de polvillo sea removido. Un buen trapo de algodón nos ayudará.
  3. Un error frecuente al momento de pintar muebles (o cualquier superficie) es utilizar las brochas que nos quedaron de la última vez que pintamos el cuarto en Navidad. Una mala distribución de barniz o pintura puede estropear todo, por tanto, es prudente que nuestra brocha, cuchillas, lijas y estropajos estén limpios y en perfecto estado.
  4. Llega el momento de barnizar. ¿Aplicas el barniz de buenas a primeras? Espera: aquí debemos detenernos y recordar algo crucial: la base selladora. Para que la madera tenga el acabado que deseamos tenemos que aplicar una buena base selladora en la superficie de nuestro mueble. Esto hará que los poros de la madera se cierren y así nuestro proceso tenga buen resultado. Aplicamos el sellador en la superficie previamente lijada y limpia. Al cabo de unos treinta minutos, se lija de nuevo la superficie y se aplica una segunda capa. Luego de la aplicación de la base selladora, aplicamos el barniz de nuestra preferencia.
  5. La hora de pulir. Una vez concluido el barnizado llega la última fase. El acabado final lo obtendremos con la aplicación de una buena capa de goma laca. El resultado será un mueble brillante perfectamente retocado.

Siguiendo estos pasos obtendremos un hermoso mueble antiguo barnizado. Esperamos que estos consejos sean de gran utilidad.